Pase de Movilidad: Gobierno nuevamente margina y discrimina a chilenos y chilenas

En un punto de prensa desde el Aeropuerto que repitió el optimismo de una convocatoria similar de principios de año, el presidente Sebastián Piñera mezcló dos anuncios en un mismo mensaje: la llegada de 2,2 millones de dosis de vacunas al país, por un lado, y por el otro la entrada en vigencia del “pase de movilidad” para personas que hayan completado el proceso de vacunación, es decir, que hayan pasado 14 días desde la recepción de la segunda dosis.


El anuncio ocurre al final del mismo día en que, en el habitual punto de prensa del Minsal, el ministro Enrique Paris había señalado su preocupación por el aumento de los contagios, una cifra diaria de 6.519 casos y el hecho que solo cuatro regiones habían retrocedido en los niveles de contagio. Por ello, es difícil de entender, aunque lo intentamos, que el Gobierno haya hecho el mismo día dos anuncios contradictorios sobre el mismo tema. Por la mañana, cifras preocupantes, y por la tarde relajamiento de las medidas.

La autoridad ha tropezado con la misma piedra que se le viene señalando desde el año pasado, que es la falta de una orientación clara, por lo que la ciudadanía tiene que terminar haciendo interpretaciones sobre cuál es la estrategia detrás. El detalle es que está la salud de las personas de por medio.


En los últimos días, prácticamente todas las referencias expertas se habían pronunciado en contra del pase de vacunación. Por de pronto el Colegio Médico, y expertos y dirigentes como Izkia Siches, Jeanette Dabanch, María Paz Bertoglia, José Miguel Bernucci, Juan Carlos Said, Ignacio de la Torre y María Soledad Martínez, entre otros. El jueves pasado recién, la Organización Mundial de la Salud (OMS) receló de cualquier tipo de pasaporte covid, porque podría agravar la transmisión y poner adicionalmente en jaque a los sistemas sanitarios y a las economías.


Fuente: Universidad de Chile